Sentencia con venta total de acciones Bankia

Publicado por:

Un juez de Alcorcón estima la nulidad de una OPS de Bankia, a pesar de que la afectada había procedido a la venta total de las acciones Bankia.

El Juzgado de Primera Instancia Nº 3 de Alcorcón, en un procedimiento de juicio verbal, estima la nulidad de un contrato de adquisición de acciones Bankia, a pesar de que nuestra clienta había procedido a la venta de todas las acciones antes de la reformulación de las cuentas de Bankia en mayo de 2012.

En este procedimiento, nuestra clienta había invertido 5.000 € en acciones Bankia, S.A., firmando el 30 de junio de 2011 una orden de compra de 1.333 títulos, asesorada por un comercial de su sucursal de Bankia de Alcorcón. Posteriormente, tras las noticias de la dimisión del Presidente de Bankia, Rodrigo Rato, y asesorada por el mismo comercial que le había vendido las acciones, el 8 de mayo de 2012 realizó la venta de todos los títulos de acciones Bankia, recuperando con dicha venta la cantidad de 3.092,89 euros.

venta acciones bankia

En el acto del juicio, Bankia alegó las excepciones de existencia de prejudicialidad penal, caducidad de la acción de nulidad, prescripción de la acción de indemnización de daños y perjuicios, y excepción por falta de legitimación activa “ad causam” por razón de la venta de los títulos de acciones Bankia. La juez, con un razonamiento exquisito, en el fundamento de derecho segundo de la sentencia, procede a desestimar una por una las excepciones planteadas por Bankia.

Resulta destacable el razonamiento que realiza la juez para resolver la excepción de falta de legitimación activa, al carecer de acción la actora tras la venta total de las acciones Bankia adquiridas en su momento. La juez sentencia que la venta de lo que es objeto del contrato no es causa de extinción de la acción de nulidad en la medida en que no puede interpretarse como acto de confirmación, ni la imposibilidad de devolver lo recibido es óbice para el ejercicio de dicha acción.

La sentencia hace mención a lo resuelto anteriormente por la SAP Madrid, Secc 9ª, de 22 de julio de 2015, que señala “Tal y como establece el artículo 1309 CC la acción de nulidad se extingue en virtud de la confirmación del contrato, confirmación que puede ser expresa o tácita. La confirmación tácita se produce cuando con conocimiento de la causa de nulidad y habiendo ésta cesado, el que tuviese derecho a invocarla ejecutase un acto que implique necesariamente la voluntad de renunciarlo (art. 1311 CC)”

En interpretación de este precepto, ha señalado la doctrina jurisprudencial que la confirmación tácita tiene lugar cuando, cesada la causa de nulidad, la persona legitimada para impugnar el negocio, conociendo que dicha causa de anulabilidad había existido, realiza actos que implican necesariamente que está renunciando a la impugnación del negocio, tales como cumplimiento del contrato, constitución de garantías, recepción o reclamación de la presentación de la otra parte, etc.

En este caso la venta no constituye un acto externo del que puede deducirse la voluntad del demandante de renunciar a la reclamación por el error padecido sino un acto tendente a minimizar las pérdidas derivadas de la adquisición de acciones. Sobre este extremo llama la atención la incoherencia entre el planteamiento de la falta de legitimación activa, y la alegación planteada por Bankia en todos los procedimientos similares, corresponsabilizando al adquirente del prejuicio sufrido reprochándole no haber vendido las acciones en el momento en que cotizaban mejor.

Según el art. 1307 CC, siempre que el obligado por la declaración de nulidad a la devolución de la cosa, no pudiera devolverla por haberla perdido, deberá restituir los frutos percibidos y el valore que tenia la costa cuando se perdió, con los intereses desde la fecha. El término haber perdido debe ser entendido en sentido amplio: pérdida culpable, o por caso fortuito, o por haberse transmitido a un tercero adquirente de buena fe, como sería el caso.

Esta postura es coherente con el Criterio Unificador adoptado por la Junta Sectorial de Magistrados de las Secciones Civiles de la Audiencia Provincial de Madrid en su reunión de 23 de septiembre de 2015, acuerdo 3º por el que “se acuerda que cabe anular la adquisición de preferentes cuando éstas hayan sido posteriormente canjeadas por acciones y cuando estas últimas han sido vendidas, sin necesidad de declarar la nulidad del canje o de la venta posterior.”

En definitiva, no es óbice para declarar la nulidad del contrato de adquisición de acciones Bankia, el hecho de que el demandante haya procedido a la venta total de los títulos, pues en base al art. 1307 CC, se podrá devolver los frutos percibidos y el valor que tenían las acciones cuando se vendieron.

No obstante lo anterior, la juez no condena en costas a la demandada, en base a que el hecho de haber procedido a la venta de las acciones Bankia, suscita dudas de Derecho, dada la existencia de resoluciones contradictorias sobre dicho extremo, citando las SAP de Alicante, Sec. 8ª, de 3 de julio de 2015, la SAP Valencia, Sec. 8ª, de 18 de junio de 2015 y Sec. 9ª, de 25 de noviembre de 2015.

Os dejamos la sentencia completa aquí

 

0

Añadir un comentario