Los bonos convertibles del Banco Popular

Publicado por:

Los Bonos Convertibles comercializados por Banco Popular en 2009 son un producto financiero complejo, colocado tanto a particulares como a pymes con perfiles inadecuados para la complejidad del producto, sin explicar las posibles pérdidas de inversión que se podrían dar por el riesgo inherente del producto.

El Banco Popular los lanzó como alternativa a las Participaciones Preferentes para cumplir las instrucciones del Banco de España de reforzar su capital ante el derrumbe del sector. Así consiguió 700 millones de euros de la venta de este producto, que se amparaba en su alta rentabilidad (7% el primer año y Euribor 3 meses + 4% el resto de años), y su prometida seguridad hasta su vencimiento en octubre de 2013. Sin embargo, un año antes de su vencimiento se aprobó una emisión de nuevos bonos convertibles para los inversores de 2009, que vencerían el 25 de noviembre de 2015, con la intención de que en ese plazo las acciones del Popular se revalorizasen y así poder minorar las pérdidas de los inversores, que a la fecha de la segunda emisión, ya habían perdido el 52% de su valor. El 95% de los afectados aceptó la conversión.

Ahora, ante la conversión obligatoria del próximo 25 de noviembre de 2015, los afectados por bonos convertibles, cuyo precio de acción se fijó en 17,69 € deberán vender a 3,5 € aproximadamente, enfrentándose a una pérdida del 81 % de su inversión. Lo cierto es que el valor que se fijó de 17,69 € estaba muy lejos del precio real de la acción, que nunca ha superado los 7,14 €.

bonos convertibles

Estos bonos se vendieron a perfiles inadecuados que no sabían distinguir los beneficios y perjuicios del producto, que tenia un elevado riesgo inherente. Desde la entidad se vendieron como renta fija, sin explicar en ningún momento la posible pérdida de la inversión en el futuro, al tener que canjearlos obligatoriamente por acciones. Tampoco se cumplió por parte de la entidad con la obligación de realizar test de idoneidad a los inversores minoristas, tal y como exigía la normativa al tratarse de un producto financiero complejo. En definitiva, en la mayoría de los casos se prestó un consentimiento viciado por error sobre las características del producto.

13.000 bonistas se verán obligados el miércoles a canjear sus bonos por unas acciones que han perdido casi todo su valor en los últimos seis años.

Desde el Banco Popular, con su Presidente Don Ángel Ron a la cabeza, se está intentando ofrecer medidas paliativas a sus bonistas, que no pasan por devolverles el dinero de su inversión, sino que ofrecen depósitos al 5 % a un plazo de cinco años, eliminación de comisiones, etc.

Sin embargo, las medidas ofrecidas por el Banco no parecen ser la mejor solución, que al igual que con otros productos, será la vía judicial como única alternativa para recuperar la inversión íntegra, dado que las acciones tendrían que incrementarse un 430% para recuperase.

Si es titular de bonos convertibles del Banco Popular no dude en contactar con nosotros y asesorarse correctamente.

 

 

0

Añadir un comentario