Las hipotecas multidivisas ¿Qué son y cómo funcionan?

Publicado por:

Puede que no todo el mundo haya escuchado hablar de las hipotecas multidivisas, sin embargo, fueron objeto de comercialización masiva por parte de algunas entidades bancarias durante los años 2005 a 2008, como una alternativa muy interesante respecto de las hipotecas tradicionales, cuando los tipos aplicables en otros países se encontraban más bajos que el Euribor.

Las hipotecas multidivisas pueden definirse como un préstamo con garantía hipotecaria que añade una cláusula multidivisa, lo que supone que el importe nominal del crédito se solicita en una moneda extranjera, generalmente, el yen japonés, por ser el más rentable en aquel momento, o el franco suizo, por su conocida estabilidad. Ambas monedas con la característica de tener un tipo de interés bajo frente al euro. Otra característica de este tipo de hipotecas es el tipo de interés variable de referencia al que se fijan, que a diferencia de las hipotecas tradicionales en las que el tipo de interés de referencia es el Euribor, en éstas nos encontramos con el LIBOR (Mercado Interbancario de Londres).

El LIBOR es una tasa de referencia diaria basada en las tasas de interés a la cual los bancos ofrecen fondos no asegurados a otros bancos en el mercado monetario mayorista, o mercado interbancario.

La mayoría de las hipotecas multidivisas prevén la posibilidad de que el cliente o deudor hipotecario pueda cambiar de divisa durante la vida de la hipoteca, aprovechando así la evolución de las distintas divisas extranjeras.

Hipoteca-multidivisa


 

  • ¿Cómo funcionan?

El riesgo fundamental de estas hipotecas radica en la relación entre el crédito hipotecario y la evolución del tipo de cambio de la moneda extranjera elegida. Como ejemplo de un escenario negativo, veremos el siguiente: un préstamo hipotecario con opción multidivisas en yenes, por importe de 200.000 euros, firmado en el momento en que el cambio euro-yen asciende a 126,43 (con un euro adquiero 126,43 yenes), provoca que la deuda de la hipoteca se torne en 25.286.000 yenes. Si al cabo de cierto tiempo el yen se aprecia respecto al euro, y el tipo de cambio euro-yen desciende a 110,25 yenes, la deuda total de esta hipoteca se incrementaría en 29.351,47 euros, por lo que debería 229.351,41 euros.

Sin embargo, en un escenario beneficioso con el mismo ejemplo, si se produce una depreciación frente al euro, recordemos que inicialmente estaba a 126,43, en el caso de que al cabo de cierto tiempo, el tipo de cambio se situase en 150,20, la deuda de la hipoteca descendería a 168.348,87 euros, ahorrándose el hipotecado la cantidad de 31.651,13 euros.


 

  • ¿Cuál es el problema de este tipo de hipotecas?

El problema fundamental de las hipotecas multidivisas que se vendieron como productos muy interesantes, ha sido principalmente la crisis y la apreciación frente al euro de las dos monedas más comunes en estos préstamos, yen y franco suizo, cuyo resultado ha supuesto que las cuotas de los hipotecados vienen obligados a pagar, se han elevado más que si se hubiese contratado una hipoteca tradicional en euros. Además, tal y como se ha demostrado, estas hipotecas únicamente son entendibles para expertos en macroeconomía y evolución de tipos de interés.

Las personas que contrataron este tipo de hipotecas no fueron informadas del riesgo que conllevaban, únicamente se les informaba de las ventajas de las mismas, es decir, unas cuotas de amortización inferiores a las hipotecas tradicionales, pero nunca se les expuso los riesgos, y es que el importe que solicitaron para la hipoteca, pudiera incrementarse como realmente ha sucedido.


 

  •  ¿Hay esperanzas para los hipotecados con cláusula multidivisas?

Desde Tecnoderecho Asesores, somos optimistas en relación con la reclamación judicial de estos productos, y ello en base a la reciente jurisprudencia que ha venido considerando que las hipotecas multidivisas presentan un importante nivel de complejidad, y que las entidades financieras no han cumplido los deberes de información, tanto precontractual como contractual exigidos por la normativa MiFID, para que el cliente adquiera un conocimiento real de lo que están contratando, de sus características, de su funcionamiento, y del riesgo que conlleva su contratación. Si bien es cierto que también existe jurisprudencia a favor de no anular la hipoteca multidivisa, hay que señalar que los casos enjuiciados era muy dudoso el perfil del cliente en cuanto a sus conocimientos financieros.

El procedimiento para reclamar la nulidad de éstas hipotecas, en un primer momento, consistirá en una negociación amistosa con la entidad financiera, y en el caso de que ésta no resulte exitosa, se interpondría en los juzgados la correspondiente demanda solicitando la nulidad de la cláusula multidivisa por vicio en el consentimiento.

Si usted es una víctima más de éste tipo de hipotecas, no dude en contactar con nuestros abogados especialistas en Derecho Bancario.

0

Añadir un comentario