Hipoteca: cinco claves a tener en cuenta al firmarla

Publicado por:

Cuando firmamos una hipoteca es importante tener en cuenta distintos factores que sin duda alguna influirán en el devenir de la misma. Entre ellos destacan los siguientes:

  1. Diferencial:
    Es el interés que se añade al tipo de referencia, que en España, en 9 de cada 10 hipotecas,es el euríbor, ahora en mínimos históricos. Es recomendable que sea lo más bajo posible pues, a la larga, cuando éste se recupere, encarecerá las cuotas.
  2. Comisiones:
    Se debe intentar que sean las mínimas posibles. Hay hipotecas en las que se aplica por estudio, apertura, subrogación, novación, amortización parcial o anticipada… Sobre todo hay que prestar especial atención a las que se aplican al modificar las condiciones del préstamo, por si más adelante conviene cambiar sus características.Entre ellas, la comisión de novación, que puede oscilar entre el 0 y el 1% del capital a amortizar, y la comisión por subrogación, que se añade al cambiar de entidad. Desde el año 2008, el máximo legal establecido es del 0,50%.
  3. Productos asociados:
    Nada impide que una entidad, para conceder un préstamo, exija del prestatario el cumplimiento de uno o varios requisitos adicionales, como pueden ser, por ejemplo, domiciliar una nómina, contratar un plan de pensiones, un producto de inversión o un seguro de unas determinadas características, aportar uno o varios fiadores, o que sean varios los prestatarios responsables del pago de las cuotas del préstamo.Aquí, el solicitante debe estudiar todas las vinculaciones que deberá asumir, si podrá hacerles frente y cumplir con ellas y su coste. Esto es, si se exige un gasto mínimo con las tarjetas, si lo va a poder cumplir. De la misma manera, hacer las aportaciones a un plan de pensiones o el coste de los seguros que se tenga que suscribir. En este sentido, cabe recordar que, según la legislación vigente, el único obligatorio es el seguro de daños, también denominado seguro del hogar. Aunque no implica que se deba contratar a través de la aseguradora vinculada al banco.
  4. Política de la entidad:
    Otro aspecto a valorar es la operativa que se puede llevar a cabo con la entidad con la que se firmará la hipoteca y si, también, cubre las necesidades básicas y más habituales.
  5. Cláusula suelo y techo:
    Estas clausulas son lícitas son lícitas si antes de la suscripción se informa al cliente del “tipo mínimo y máximo a aplicar y la cuota máxima y mínima que habría que pagar como consecuencia de la aplicación de esos techos y suelos”. De hecho, en las cláusulas suelo que el Tribunal Supremo ratificó como nulas, en mayo de 2013, precisó que al firmarlas las entidades no habían explicado con claridad las consecuencias que podían tener a sus clientes.

Para más información, pueden consultar este artículo publicado en el diario Expansión.

0
  Articulos relacionados

Añadir un comentario